Cuando estás solo

Qué momento más extraño cuando estás sólo, sólo de verdad. No hablo de soledad por no tener compañía, pareja o familia; hablo de la soledad que hay dentro de ti porque te has dado cuenta que casi nadie te apoya en lo que de verdad quieres hacer, nadie te apoya en cómo quieres vivir tu vida.

Llega un momento en que dejas de luchar, dejas de reivindicarte y de intentar cambiar de opinión a todos los demás y acabas aceptando, aceptando que puede ser que ellos y tú no viajéis en el mismo barco; aceptando que la lucha de verdad era contigo mismo, contigo misma y ya no quieres seguir batallando.

No es una aceptación complaciente ni benévola. Has hecho las paces contigo.

El mar es inmenso, y los barcos infinitos, a veces te dejas llevar por unos barcos durante una travesía que parece nunca llegar a su fin y a veces coges el timón con tus manos, lo agarras firme y decididamente. Te tacharán de egoísta y de muchas cosas más, pero dentro de ti sabes perfectamente que sólo has cogido el mando de tu vida; cuando coges ese poder infinito, habrán barcos que se alejen y otros se acercarán.

Has escogido tu camino, has escogido tu bienestar por encima de todo y aunque te sepa mal sabes que vas de la mano de tu sabiduría interior; ya no hay vuelta atrás, cuando te unes a esa fuerza que hay dentro de ti, tus pasos se vuelven firmes, tus pasos no vacilan, te sientes en el camino, te sientes que tienes guía y dirección.

No tiene nada que ver con que tu vida se vuelva un oasis, ni que estés alegre en cada momento, no es eso. Estás tranquilo y sereno, estás en paz contigo mismo, contigo misma y sabes que pase lo que pase siempre puedes recurrir ahí dentro .

Cuando estás sólo, te das cuenta de que nunca lo has estado, te das cuenta de que la soledad en sí es un momento cálido, es un momento de reflexión.

Escúchate, siéntete, abrázate, y sonríe, sonríe todo lo que puedas. Brilla con tu luz, muéstrala a todo y a todos, ellos se acercarán a verla y puede que reconozcan la suya.

Cuando estás sólo…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *