TARJETAS DE CRÉDITO

TARJETAS DE CRÉDITO

 

Nos han hecho creer que pagar con Visa es algo fácil, rápido, accesible, y la verdad es que es una manera de gastar el dinero sin darte cuenta. Pasas un plástico por una máquina y ya está, ya se han gastado 80 euros. Sabes lo que pasaba en la época de mis padres, iban con los billetes en el bolsillo y cuando había que pagar algo, les costaba un riñón sacarlo. Creo firmemente que un punto intermedio es lo mejor, las tarjetas tienen su uso y disfrute pero a la vez consumimos y gastamos más. No me veo llevando encima 300 euros todos los días pero si cada vez que pagase utilizase el efectivo, podría controlar mejor mis gastos y alguna cosita que me compro de más, podría ahorrarmela. Ese dinero podría guardarlo en un sobre y a final de mes me serviría para quitarme alguna cuota de un préstamo o para llegar al viaje soñado en vacaciones.

La tarjeta de crédito en forma de pago aplazado se utiliza porque no tienes dinero o porque no has tenido educación financiera. El banco te la vende porque es un negocio por el tipo de interés, acabas pagando un porcentaje brutal y además en España si no puedes pagar la deuda de la visa se cubre con todos tus activos presentes y futuros. Vaya que a lo mejor no te pueden embargar ahora nada pero te seguirán buscando las cosquillas hasta que lo encuentren.

Ten en cuenta que quienes te ofrecen tarjetas de crédito y préstamos no contentos con cobrarte intereses, te cobran comisiones de uso y comisiones por realizar transacciones o por realizar retiros en los cajeros automáticos.

Otros te endulzan el oído diciéndote que te darán descuentos o puntos redimibles por cada compra que realices con las tarjetas, pero, independientemente de ese beneficio, recuerda que tú serás quien termine pagando el interés.

 

¿Quieres o necesitas una tarjeta de crédito en forma de pago aplazado?, perfecto! Que te expliquen las condiciones, todas por favor, empezando por importe de la visa (pregunta si se aumentará automáticamente, a veces, te aumentan el límite y “no te das cuenta” y acabas gastando 1.000 euros más de lo que tenías pensado), qué TAE vas a pagar por hacer compras en comercios y por sacar en cajeros, si hay alguna comisión más, si te piden algún producto vinculado, cuál es la cuota mínima que podrás pagar y lo más importante si hay cuota máxima. Que ten den un cuadro de amortización utilizándola toda de golpe. Y valora si lo que necesitas pagar es más importante que todo eso. Si la tarjeta la usas para pagar otras deudas, estás dando una patada hacia adelante a algo que se va a convertir en algo más grande cuando caiga encima de tu cabeza.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *