Blog

Cuando estás solo

Qué momento más extraño cuando estás sólo, sólo de verdad. No hablo de soledad por no tener compañía, pareja o familia; hablo de la soledad que hay dentro de ti porque te has dado cuenta que casi nadie te apoya en lo que de verdad quieres hacer, nadie te apoya en cómo quieres vivir tu vida.

Llega un momento en que dejas de luchar, dejas de reivindicarte y de intentar cambiar de opinión a todos los demás y acabas aceptando, aceptando que puede ser que ellos y tú no viajéis en el mismo barco; aceptando que la lucha de verdad era contigo mismo, contigo misma y ya no quieres seguir batallando.

No es una aceptación complaciente ni benévola. Has hecho las paces contigo.

El mar es inmenso, y los barcos infinitos, a veces te dejas llevar por unos barcos durante una travesía que parece nunca llegar a su fin y a veces coges el timón con tus manos, lo agarras firme y decididamente. Te tacharán de egoísta y de muchas cosas más, pero dentro de ti sabes perfectamente que sólo has cogido el mando de tu vida; cuando coges ese poder infinito, habrán barcos que se alejen y otros se acercarán.

Has escogido tu camino, has escogido tu bienestar por encima de todo y aunque te sepa mal sabes que vas de la mano de tu sabiduría interior; ya no hay vuelta atrás, cuando te unes a esa fuerza que hay dentro de ti, tus pasos se vuelven firmes, tus pasos no vacilan, te sientes en el camino, te sientes que tienes guía y dirección.

No tiene nada que ver con que tu vida se vuelva un oasis, ni que estés alegre en cada momento, no es eso. Estás tranquilo y sereno, estás en paz contigo mismo, contigo misma y sabes que pase lo que pase siempre puedes recurrir ahí dentro .

Cuando estás sólo, te das cuenta de que nunca lo has estado, te das cuenta de que la soledad en sí es un momento cálido, es un momento de reflexión.

Escúchate, siéntete, abrázate, y sonríe, sonríe todo lo que puedas. Brilla con tu luz, muéstrala a todo y a todos, ellos se acercarán a verla y puede que reconozcan la suya.

Cuando estás sólo…

El Cambio

Hace 50 años, un escritor estadounidense llamado Eric Hoffer dijo “En tiempos de cambios quienes estén abiertos al aprendizaje heredarán el mundo. Mientras que aquellos que creen saberlo todo, estarán bien equipados para un mundo que ya no existe”.

Llevamos unas décadas de continuo cambio, todavía me acuerdo del teléfono de rueda que había en la habitación de mis padres hace ya unos años.

Hoy es un buen momento para prepararse y surfear esta gran ola.

Hace tiempo que se oye que estamos programados para sobrevivir. Nuestro ADN tiene incorporado en sus raíces la historia de nuestros antepasados más lejanos. Es una gran fuente de conocimiento e información pero a la vez nos atenaza, nos produce miedo cualquier actividad que no estemos acostumbrados a hacer.

El miedo no es bueno ni malo, depende de cómo lo utilices. Hay dos tipos de miedo, el que te hace estar alerta, atento y precavido y el que te inmoviliza y no te deja hacer lo que realmente quieres.

Es clave que sepas identificarlos y que te preguntes:

¿Qué es lo máximo que me puede pasar si lo hago?

Intentarlo está muy bien, pero te quedas en una posición de que si no lo consigues no pasa nada. ¡Házlo! Lucha por tu sueños, tenlos presente y lánzate.

Fuera de tu día a día hay numerosas experiencias increíbles, habrás soñado con muchas y otras ni te las habrás imaginado.

En un momento de tu vida, tendrás que decidir si quieres seguir viviendo la misma vida o si quieres empezar a cambiarla. Puede que te lo provoque un accidente, la muerte de un ser querido o el nacimiento de tu bebé; la causa no importa, lo que de verdad importa es el efecto que te cause esa sensación de ¡Basta ya!

Es tu quiebre, cuando te pase sabrás que es el momento de cambio y te entrará todo tipo de sensaciones y emociones en el cuerpo.

Aprovecha que te has dado cuenta, toma impulso y empieza a vivir la vida que siempre has soñado y que nunca tuviste el valor de empezarla.

Ante un problema, una buena pregunta.

Cada vez me encuentro con más personas que financieramente no lo tienen fácil.

Ahora se ven en circunstancias difíciles de superar. Es difícil cuando te ves con el tiempo en contra.

Puede que ayude reflexionar con claridad y hacerte preguntas que te hagan pensar en todos los posibles escenarios.

Cada situación es diferente, como cada persona. No te compares con nadie, escucha todo lo que opinan los demás, está bien tener las opiniones de los demás pero SÓLO TÚ eres dueño de tu vida y de tus decisiones.

Encuentra tu momento para relajarte, para estar a solas contigo mismo y para escucharte. Las mejores soluciones salen cuando no piensas en lo que puedes o no puedes hacer; no salen cuando estás preocupado, agobiado y nervioso. Salen cuando te desenfocas del problema y prestas atención a otra cosa.

Hazlo después de un día lo más tranquilo posible. Si tenías planeado hacerlo hoy y crees que has tenido un día muy malo, déjalo para otro momento. Quiero que estés lo más relajado posible.

Si te ayuda ponerte música, leer un libro o encender una vela, adelante. Cada uno sabe lo que le viene mejor.

Y cuanto más relajado estés, cuanto más acallada esté tu mente es cuando te vas a preguntar qué te has perdido hasta ahora en la vida, y vas a sacar rédito de todas estas circunstancias.

Coge papel y boli y apunta todo lo que te venga a la cabeza. Tanto de esta circunstancia como de todo lo demás. Tú escribe, escribe y pregúntate como si lo hicieras a tu mejor amigo:

 

¿Qué me está diciendo la vida?

¿Para qué me pasa esto?

¿Qué puedo sacar de todo lo que estoy viviendo?

 

Detrás de todo, todo lo que nos pasa en esta vida, hay algo de jugo, algo valiosísimo que pocos saben verlo y que cuando te das cuenta, cambia totalmente el juego. El juego de la vida.

IPC-INTERES SIMPLE VS INTERES COMPUESTO

¿Sabes lo que es el IPC? Voy a intentar resumirlo con dos ejemplos

 

 

  • una entrada de cine:

Hace 20 años, en 1998 se estrenó una película llamada HEAT, dime, ¿cuánto costaba el cine en aquella época? 350 ptas/entrada y ¿cuánto cuesta ahora? 8 euros. Vamos a convertir las pesetas a euros, ¿te acuerdas de cuántas pesetas hacen un euro? 166 o sea que el cine costaba 2 euros en 1998 si ahora vale 8 euros se ha subido un 400% en 20 años, la subida media de cada año es de un 20%,  nunca he escuchado que el IPC subiese un 20%, a veces pienso que los números que nos dicen no son los reales.

 

  • compra de tomates

Un tomate cuesta 1 euro el kilo, al cabo de un año tenemos que el IPC es de un 10%, así que el tomate te  costará 1.10 euros/kg. Ha pasado otro año y por arte de magia encontramos que el tomate vuelve a subir un 10% y no lo hará sobre el precio inicial, no no no, lo hace sobre el precio del año pasado(que ya había subido un 10% respecto al otro año anterior) así que tenemos un precio de 1.10 euros/kg más la subida del 10 % se convierte en 1,21 euros. Pasa otro año y vuelve a subir un 10% sobre 1,21 euros, se queda en 1,33 euros/kg.

¿Cuánto ha subido el precio del tomate? Pues un 33%, que no te vendan la moto de la subida del 10% porque los precios están subiendo cada año más y si no consigues que tu nómina aumente en la misma proporción te vas a encontrar en una situación muy complicada. Así que toca coger al toro por los cuernos y empezar a diseñar un plan para que no te afecten estas subidas.

 

El Índice de Precios de Consumo (IPC) es una medida estadística de la evolución de los precios de los bienes y servicios que consume la población residente en viviendas familiares en España.El conjunto de bienes y servicios, que conforman la cesta de la compra, se obtiene básicamente del consumo de las familias y la importancia de cada uno de ellos en el cálculo del IPC está determinada por dicho consumo.

 

Einstein

A diferencia del interés simple, en el que los beneficios se colocan en una cuenta distinta, los productos que funcionan con el interés compuesto capitalizan los beneficios sobre la misma base, de forma que crea el llamado efecto bola de nieve y se aprovecha del tiempo para llevar el dinero a cotas altísimas.

 

 

¿Cuáles son los productos que irán relacionados con el interés simple y cuáles van relacionado con el interés compuesto? Pues aunque no te parezca mentira, todo lo que va a tu favor irá relacionado con el interés simple y todo lo que no va a tu favor irá relacionado con el interés compuesto:

  • Interés simple: nuestros ingresos: paro, nómina, cuenta corriente, depósitos..
  • Interés compuesto: IPC, préstamos, las tarjetas…

 

Y ahora dime, ¿dónde te gustaría tener tus ingresos? Porque hay una diferencia abismal entre uno y otro, hay una perdida de poder adquisitivo, por ejemplo, la lucha de los pensionistas: si las pensiones suben un 0.25% y el IPC el de verdad el de la calle, el que vemos en todas las cosas que compramos sube entre un 2.5 y un 3%… hay muchísima diferencia.

COMPRAS FINANCIADAS

Las compras financiadas  nos las suelen vender como un regalo, como algo bueno para nosotros. A mi me suena como un favor, venga, cómpralo ya, te lo llevas a casa y lo pagarás mañana… ¿Pero de verdad funciona así?. Pues preguntando y moviéndome puedo confirmar que hay dos tipos de casos:

A) Vas a comprar por ejemplo un sofá, si lo pagas en el momento te cuesta 900 euros y si lo quieres pagar a plazos te acaba costando 1.000 euros (cantidad+intereses). Como vengo del mundo de la banca, para mi es lo más normal, alguien te financia y tu pagas los intereses.

B) Vas a comprar el mismo sofá a otra tienda, si lo pagas en el momento son 1.000 euros y si lo financias también son 1.000 euros. ¿huele un poco mal no?

¿Cuál es la diferencia entre un caso y otro? El primero tiene dos precios diferentes para el que lo paga de golpe y para el que lo paga a plazos, no hay truco, si lo financias pagarás más. El Segundo caso es más gracioso, cuesta lo mismo el que lo paga de golpe que el que lo paga a plazos ¿por qué? porque el que tiene el dinero para comprarlo de golpe también está pagando el riesgo de las personas que no podrán pagar las cuotas de la financiación.

La empresa tiene estadísticas de cuántas personas que compran financiadamente no acaban pagando , ¿pensáis que van a asumir las pérdidas? no no no. Si saben que de cada 100 sofás que venden hay 10 que no van a cobrar nada de ellos, el valor de esos 10 sofás lo dividen por las personas que sí van a pagar. Con lo que el precio sube.

La persona que vaya a pagarlo de golpe, estará pagando más caro un producto que en el mercado puede conseguirlo a mejor precio, ¿qué debería hacer? pedir un descuento en la tienda o irse a otro sitio a comprarlo.

Que pasa si eres de las personas que quieres comprártelo pero quieres pagarlo en cuotas porque no puedes/quieres, te digo que hagas dos cosas antes de comprar. La primera cuando veas el sofá y estés decidid@ a pagar, guárdate la visa y espérate 15 días. Si dentro de 15 días sigues pensando que ese sofá es una necesidad básica y quieres comprarlo sí o sí, te digo la segunda: ¡ahórralo antes! si el sofá te va a costar 1.000 euros y vas a pagar 100 euros en 10 cuotas, te digo ahorra desde hoy todos los meses 100 euros, apártalos dónde quieras y no los toques hasta que tengas reunida la cantidad.

¿Qué beneficios tendrás ahorrándolo antes? La más importante, te habrá costado tanto guardar el dinero todos los meses que cuando vayas a comprar te costará pagar, tendrás mejores ideas para gastarlo y puede que acabes contratando a un tapicero para que te arregle el tuyo y con el resto de dinero pagarte un viaje o una formación que te sirva para ganar más dinero con tu trabajo o Si el sofá es lo que quieres te informarás muchísimo antes de comprarlo, te ha costado, has sufrido para reunirlo y ahora no quiere equivocarte en la compra.

Si vas a comprarlo a plazos antes de ahorrarlo, ya sabrás que estás firmando un documento diciendo que vas a pagar las cuotas todos los meses, no creo que sepas lo que va a pasar mañana en tu vida y mucho menos lo que pasará dentro de 5 o 6 meses. ¿Crees firmemente que tu situación económica, familiar será la misma?

Pequeñas acciones grandes cambios

A veces ocurre que la suma de pequeñas acciones comportan un gran cambio, tanto a nivel personal como a nivel energético. Parece mentira pero reducir el consumo de cualquier tipo de energía comporta un beneficio económico y a la vez un beneficio a nivel planetario, al utilizar menos los recursos que tenemos a nuestro alcance.

Voy a darte unos consejos como recordatorio de lo que puedes hacer para gastar un poco menos y te beneficies tanto tú como todos los demás.

  • Los regalos navideños suponen un gasto importante, una forma de controlar este gasto es hacer una lista de todas las personas, ponerle una cifra a su regalo y a partir de este momento, elegir el regalo. Comparar precios en Internet y en las tiendas antes de realizar las compras. Este paso es genial, pero por qué no empezamos a gastar un poco menos en regalos materiales y pasamos a otro tipo de regalos. El regalo más valioso que podemos hacerle a una persona es darle nuestro tiempo, y compartir momentos juntos. ¿Alguien se acuerda de lo que le regalaron hace 2 años? pero me juego lo que quieras a que cuando compartiste un momento con una persona querida no se te olvidará nunca. Lo fácil es gastar dinero, lo de verdad complicado es tener que pensar en hacer un regalo de corazón gastando lo menos posible. Tu bolsillo lo agradecerá, te lo aseguro.
  • Si vas a tener la casa llena de invitados baja la calefacción ya que es muy probable que acabes abriendo las ventanas por el calor acumulado en la habitación. ¡Baja un par de grados la calefacción o apágala!
  • Si haces una comida o cena en casa y te reúnes con amigos o familiares, apaga la televisión, céntrate en tus invitados que son mucha más importantes. Verás como las conversaciones son  mucho más fluidas y más animadas.
  • El uso de determinados electrodomésticos también puede disparar tu factura eléctrica. Para no llevarte sustos haz un uso responsable de ellos. No dejes el frigorífico abierto, no abras el horno varias veces durante la cocción, utilizar el lavavajillas cuando esté cargado completamente y mete los alimentos congelados en el frigorífico para que al descongelarse se aproveche el frío que desprenden.

Cómo gastar menos en NAVIDAD

COMO PREPARAR LOS GASTOS DE NAVIDAD 

Llega una época que puede ser muy hermosa y se puede convertir tambien en muy angustiosa, después de las Navidades llegan las rebajas y la temida cuesta de Enero. Voy a daros unos consejos para ahorrarnos un dinero en esta época de gastos y lo hago con antelación para ir allanando el camino. Si gastamos lo que de verdad queremos y escogemos, habremos creado una situación inmejorable.

Antes de empezar a calcular los gastos de Navidad, vamos a calcular los gastos e ingresos que habrán en el mes de Diciembre y Enero, no se puede hacer de otra manera, si queremos ser realistas debemos aproximarnos lo máximo posible. Así que manos a la obra, vamos a hacer una previsión de los gastos de estos dos meses, los fijos y los variables. Los que estéis más motivados hacerlo al céntimo y los que seáis un poco más de hacerlo en plan general, hacer el cálculo como os vaya bien. La idea no es agobiarse haciendo algo que no gusta sino hacer algo que me sirva y  estar motivado haciéndolo porque me va a ayudar a tener una época más tranquila.

En este listado puedes incluir: hipoteca, préstamos, tarjetas, seguros, suministros, gastos en comida, comunidad de vecino, transporte, asociaciones, donaciones…

Y otro listado con los ingresos (mucho más pequeño)

Ahora ya sabemos cuanto dinero tenemos para gastarnos o ya sabemos que no tenemos para gastar, lo más importante es asumir la realidad, no hay nada que esconder. Cogemos 3 o 4 sobres  y apuntamos que tipo de gasto vamos a llevar en cada uno, por ejemplo: comida, decoración, regalos, ropa,  salir a cenar, ocio, lotería, si se te ocurre otros  adelante. Intenta no tener muchos sobres porque después es más lioso llevar las cuentas. Si puede ser utiliza máximo 4.

sobre 1 COMIDA

sobre 2 DECORACION y REGALOS

sobre 3 ROPA

sobre 4 EXTRAS: cena de empresa, loteria, ocio…

Utilizamos sobres y no cuentas corrientes porque cuando ves el saldo en la cuenta te relajas y es cuando realizas los gastos, compras más aunque el dinero esté destinado a otras cosas como hipoteca o recibos, si ves que no hay saldo reduces gastos. Como tener dinero en casa es una opción, cada uno que valore como se siente de seguro en casa y con que cantidad.

  • Elaborar un presupuesto

1)Para cada sobre  escogemos cuanto vamos a gastar. Haz una previsión realista entre lo que quieres gastar y lo que te vas a gastar.  Esto nos dará una visión realista del dinero del que disponemos para cada cosa y priorizar en que lo vamos a usar. Llevaremos la cuenta  en una libreta, Excel o donde nos sea más fácil.

ejemplo:

sobre 1 COMIDA 200 euros

sobre 2 DECORACION y REGALOS 150 euros

sobre 3 ROPA 50 euros

sobre 4 EXTRAS: cena de empresa, loteria, ocio… 150 euros

total 550 euros

 

2) Iremos apuntando el desembolso real cada vez que saquemos dinero, si tienes los sobres en casa verás disminuir físicamente el dinero y el mero hecho te hará ajustarte a tus previsiones.

sobre 1 COMIDA 200 euros -45 euros compra nochebuena

sobre 2 DECORACION y REGALOS 150 euros -120 euros compras previas por internet

sobre 3 ROPA 50 euros- compra vestido 70 euros

sobre 4 EXTRAS: cena de empresa, loteria, ocio… 150 euros -35 euros cena de empresa

 

3) Tendrás que señalar la diferencia entre el gasto estimado y el gasto real de cada partida. Así sabrás, a medida que vas invirtiendo tu dinero estas navidades, si te acercas o te alejas de las previsiones iniciales, y podrás ir corrigiendo tus gastos sobre la marcha para no llevarte un susto cuando terminen las fiestas.

sobre 1 COMIDA 200 euros45 euros compra nochebuena= 155 euros

sobre 2 DECORACION y REGALOS 150 euros120 euros compras previas por internet= 30 euros

sobre 3 ROPA 50 euros- compra vestido 70 euros= -20 euros

sobre 4 EXTRAS: cena de empresa, loteria, ocio… 150 euros- 35 euros cena de empresa= 115 euros

 

En caso de que las compras se te hayan ido de las manos y te hayas pasado de largo del presupuesto marcado, es posible que unas semanas más tarde te des cuenta de que tienes problemas para llegar a fin de mes. Si eso sucede, NO CAIGAS EN LA TENTACIÓN de solicitar un préstamo. Si piensas que puede pasarte, es AHORA el momento para hacer un presupuesto más ajustado. La Sociedad nos ha vendido que es época de consumo y que si no gastamos no son Navidades, y yo hablo con las personas de mi alrededor y nadie se queja por no tener regalos, lo único que escucho es cuando falta algún ser querido. Así que recordemos a las personas que no están y gasta un poquito menos.

TARJETAS DE CRÉDITO

TARJETAS DE CRÉDITO

 

Nos han hecho creer que pagar con Visa es algo fácil, rápido, accesible, y la verdad es que es una manera de gastar el dinero sin darte cuenta. Pasas un plástico por una máquina y ya está, ya se han gastado 80 euros. Sabes lo que pasaba en la época de mis padres, iban con los billetes en el bolsillo y cuando había que pagar algo, les costaba un riñón sacarlo. Creo firmemente que un punto intermedio es lo mejor, las tarjetas tienen su uso y disfrute pero a la vez consumimos y gastamos más. No me veo llevando encima 300 euros todos los días pero si cada vez que pagase utilizase el efectivo, podría controlar mejor mis gastos y alguna cosita que me compro de más, podría ahorrarmela. Ese dinero podría guardarlo en un sobre y a final de mes me serviría para quitarme alguna cuota de un préstamo o para llegar al viaje soñado en vacaciones.

La tarjeta de crédito en forma de pago aplazado se utiliza porque no tienes dinero o porque no has tenido educación financiera. El banco te la vende porque es un negocio por el tipo de interés, acabas pagando un porcentaje brutal y además en España si no puedes pagar la deuda de la visa se cubre con todos tus activos presentes y futuros. Vaya que a lo mejor no te pueden embargar ahora nada pero te seguirán buscando las cosquillas hasta que lo encuentren.

Ten en cuenta que quienes te ofrecen tarjetas de crédito y préstamos no contentos con cobrarte intereses, te cobran comisiones de uso y comisiones por realizar transacciones o por realizar retiros en los cajeros automáticos.

Otros te endulzan el oído diciéndote que te darán descuentos o puntos redimibles por cada compra que realices con las tarjetas, pero, independientemente de ese beneficio, recuerda que tú serás quien termine pagando el interés.

 

¿Quieres o necesitas una tarjeta de crédito en forma de pago aplazado?, perfecto! Que te expliquen las condiciones, todas por favor, empezando por importe de la visa (pregunta si se aumentará automáticamente, a veces, te aumentan el límite y “no te das cuenta” y acabas gastando 1.000 euros más de lo que tenías pensado), qué TAE vas a pagar por hacer compras en comercios y por sacar en cajeros, si hay alguna comisión más, si te piden algún producto vinculado, cuál es la cuota mínima que podrás pagar y lo más importante si hay cuota máxima. Que ten den un cuadro de amortización utilizándola toda de golpe. Y valora si lo que necesitas pagar es más importante que todo eso. Si la tarjeta la usas para pagar otras deudas, estás dando una patada hacia adelante a algo que se va a convertir en algo más grande cuando caiga encima de tu cabeza.