Pequeñas acciones grandes cambios

A veces ocurre que la suma de pequeñas acciones comportan un gran cambio, tanto a nivel personal como a nivel energético. Parece mentira pero reducir el consumo de cualquier tipo de energía comporta un beneficio económico y a la vez un beneficio a nivel planetario, al utilizar menos los recursos que tenemos a nuestro alcance.

Voy a darte unos consejos como recordatorio de lo que puedes hacer para gastar un poco menos y te beneficies tanto tú como todos los demás.

  • Los regalos navideños suponen un gasto importante, una forma de controlar este gasto es hacer una lista de todas las personas, ponerle una cifra a su regalo y a partir de este momento, elegir el regalo. Comparar precios en Internet y en las tiendas antes de realizar las compras. Este paso es genial, pero por qué no empezamos a gastar un poco menos en regalos materiales y pasamos a otro tipo de regalos. El regalo más valioso que podemos hacerle a una persona es darle nuestro tiempo, y compartir momentos juntos. ¿Alguien se acuerda de lo que le regalaron hace 2 años? pero me juego lo que quieras a que cuando compartiste un momento con una persona querida no se te olvidará nunca. Lo fácil es gastar dinero, lo de verdad complicado es tener que pensar en hacer un regalo de corazón gastando lo menos posible. Tu bolsillo lo agradecerá, te lo aseguro.
  • Si vas a tener la casa llena de invitados baja la calefacción ya que es muy probable que acabes abriendo las ventanas por el calor acumulado en la habitación. ¡Baja un par de grados la calefacción o apágala!
  • Si haces una comida o cena en casa y te reúnes con amigos o familiares, apaga la televisión, céntrate en tus invitados que son mucha más importantes. Verás como las conversaciones son  mucho más fluidas y más animadas.
  • El uso de determinados electrodomésticos también puede disparar tu factura eléctrica. Para no llevarte sustos haz un uso responsable de ellos. No dejes el frigorífico abierto, no abras el horno varias veces durante la cocción, utilizar el lavavajillas cuando esté cargado completamente y mete los alimentos congelados en el frigorífico para que al descongelarse se aproveche el frío que desprenden.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *